martes, 10 de enero de 2017

Testigo

Hace unos días terminé de ver una serie que me recomendó una amiga. Está basada en una serie noruega, en las últimas semanas he notado que los noruegos tienen unos programas de televisión muy interesantes y muy de mi gusto. 

La serie se llama Eyewitness, se desarrolla en un pueblo llamado Tivoli, Philip es un chico que vive con una familia de acogida, Gabe y Helen. Helen es la alguacil del pueblo. Por otro lado tenemos a Lukas, quién vive con su padre,le gusta el motocross y a pesar de lo que intenta demostrar, es un chico sensible (a veces no lo parece). Un día Philip y Lukas se van juntos en la moto al bosque, el primero a grabar los trucos que hace el segundo. Ambos terminan en la cabaña del padre de Lukas, se van a beber a escondidas y hablar de las piruetas (no le hallé mucho sentido a eso, pero quién soy yo para juzgar). 

Philipe le confiesa a Lukas que es gay e intenta besarlo, sin embargo, Lukas lo rechaza y luego es él quien decide besar a Philipe. La escena se torna intensa para ambos pero se ven interrumpidos por un auto que llega a la propiedad. Los chicos se esconden y observan que llegan cuatro hombres, a uno de ellos lo sacan del baúl del carro. En la cabaña presencian como el hombre del baúl mata a los otros tres hombres. Lukas y Philipe logran escapar de la cabaña tras noquear al asesino. Ellos dos prometen no decir ni una sola palabra de lo acontecido porque eso sería rebelar dónde y qué estaban haciendo en la cabaña.

Philip (izquierda) y Lukas (derecha)
Esta serie cuenta con diez capítulos en su primera y hasta el momento única temporada, a lo largo de esta vamos conociendo poco a poco a cada uno de los personajes que interviene. Conocemos el pasado de Helen y entendemos a este personaje que durante la mayor parte de la serie me desconcertó por su métodos y manías. Conocemos a Lukas y su miedo a hacer frente a lo que siente y las maneras en que intenta ocultarse, lo manipulador que es y hasta sus miedos (el actor que lo interpreta le mete mucha animo a la actuación pero a mi no me termina de convencer). Conocemos por supuesto a nuestro asesino, quién es un personaje muy complejo dentro de su simplicidad. 

Esta serie no trata simplemente sobre los chicos y el asesinato en el que están inmiscuidos, gira en torno a temas como la adolescencia, lo difícil que resulta aún el amor entre personas del mismo sexo (a pesar de que se supone que superamos la edad media hace unos cuantos años), sobre la familia, la confianza, el pasado y la redención. 

La serie me gustó porque desde el principio sabemos que los protagonistas son homosexuales y es necesario tener más personajes así, que sean protagonistas. Un plus de la serie es que te dan muchos datos para ir atando cabos e intentar comprender que es lo que pasa, en algunos momentos se vuelve frustrante pero los últimos capítulos están llenos de emoción. El final me ha encantado (algo a lo que no estamos acostumbrados)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario